domingo, 5 de marzo de 2017

“La iglesia crece en India pese a la persecución”

En el segundo país más habitado del mundo, los cristianos están “creciendo, de forma numérica y en madurez”, pero las nuevas formas de violencia son una triste realidad cada vez más notoria.
Así lo explica Vijayesh Lal a Evangelical Focus en una entrevista en profundidad. Bajo la llamada ley de “libertad religiosa” ha sido “habitual ver a pastores y evangelistas ser detenidos y acusados, pero ahora aún niños y mujeres son arrestados y acusados de la misma manera”.
Es “muy doloroso” ver que ningún partido político en India pone la libertad religiosa como una verdadera prioridad, explica el Secretario General de la entidad que agrupa a miles de iglesias del país.
Vijayesh Lal, secretario general de EFI.
En estos momentos, la ideología “Hindutva” es una de las causas de marginación de los cristianos. El movimiento nacionalista une la identidad nacional a la religión hinduísta, usando “principios fascistas”. Por ello, “la comunidad cristiana es un blanco fácil porque normalmente no toma represalias, de ahí la violencia”.

Solo en enero de 2017 “hubo 18 incidentes verificados de violencia contra cristianos en India”, cuenta Lal. Cada mes, la comisión de libertad religiosa de la Comunidad Evangélica de India registra estas agresiones.
Otro esfuerzo para detener la discriminación ha sido la creación del Foro Unido Cristiano (UCF), “una unión de activistas y grupos afines” que han puesto en marcha “una línea telefónica de ayuda gratuita que funciona las 24 horas del día”. 
P. ¿Qué tipo de persecución están sufriendo los cristianos en India en 2017? ¿En qué regiones del país es más fuerte la persecución?
R. Aunque la iglesia india siempre ha sufrido persecución, fue en la década de los 90 cuando realmente se hizo del dominio público debido a la quema de muchas iglesias en Dangs (Gujarat) en 1998 y al asesinato de Graham Stewart Staines y sus dos hijos en Mayurbhanj (Orissa) en 1999.
Desde entonces, los casos de incidentes contra la comunidad cristiana han ido aumentando constantemente y alcanzaron su punto álgido en 2008, año en el que se arremetía sistemáticamente contra cristianos en Kandhamal (Orissa) y Karnataka respectivamente.
A día de hoy, algunos de los estados en los que sigue habiendo una oposición feroz contra los cristianos son: Chhattisgarh, Karnataka, Orissa, Madhya Pradesh, Rayastán, Maharashtra y Uttar Pradesh. La persecución es un fenómeno común en toda India, salvo en los estados de Nagaland, Mizorán y Megalaya. En el resto de estados, los cristianos experimentan diversos grados de violencia, campañas de odio y propaganda negativa.
La Comisión de Libertad Religiosa de la Comunidad Evangélica India (Evangelical Fellowship of India’s Religious Liberty Commission, o EFIRLC) ha realizado un análisis de los incidentes registrados entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2016. Estos análisis, confirmados por estudios de investigación independientes llevados a cabo por importantes grupos de la sociedad civil, localizan la fuente de esta violencia, coerción y declaraciones intimidatorias contra los cristianos en las ciudades y pueblos en los que están presentes las organizaciones Vishwa Hindu Parishad (organización nacionalista hindú de extrema derecha), Bajrang Dal (juventudes del Vishwa Hindu Parishad), Akhil Bharatiya (organización nacionalista estudiantil hindú), Vanvasi Kalyan Ashram (organización por el bienestar social afiliada al nacionalismo hindú) y en muchos grupos recién creados que comparten la misma ideología. Todas estas organizaciones están afiliadas a la Rashtriya Swayamsewak Sangh o RSS, que es una organización paramilitar india, nacionalista, hinduista y de ultraderecha que explicaremos más adelante. El ala política de la RSS, el partido Bharatiya Janata, ha subido ahora al poder en el gobierno unionista de Nueva Delhi y en la mayoría de estados grandes.
Según los datos disponibles (y debemos dejar claro que esto datos se han corroborado y autentificado cuidadosamente y pueden recoger sólo una pequeña parte de la violencia que sufren los cristianos en India), durante el primer semestre de 2016 se produjeron 134 incidentes violentos distintos en 21 de los 29 estados y en siete territorios de la Unión del país. Como dato a comparar, la Comunidad Evangélica India registró un total de 177 incidentes en el año 2015.
La persecución cristiana en India es principalmente social; es decir, es una restricción social de la libertad religiosa en lugar de persecuciones o restricciones dirigidas activamente por el gobierno. El gobierno central y los gobiernos estatales (especialmente los liderados por el partido Bharatiya Janata) suelen hacer la vista gorda a la persecución de los cristianos o, en el peor de los casos, confirmar a actores no estatales que están desatando crímenes de odio hacia los cristianos. La persecución es en gran parte física y los casos de violencia contra pastores, líderes cristianos, laicos e incluso mujeres y niños son el pan nuestro de cada día. Los crímenes de género, es decir, la violencia contra las mujeres como herramienta de persecución, se están convirtiendo en una triste realidad.
Es muy común que se interrumpan los servicios de las iglesias y se destrocen iglesias y propiedades privadas de los cristianos. Con frecuencia se detiene y arresta a cristianos (especialmente a pastores), especialmente en los estados centrales y del norte de India, normalmente con acusaciones frívolas o bajo el amparo de las leyes contra la conversión (también conocidas como “leyes de libertad religiosa”). Cada año muchos cristianos pierden la vida debido a la violencia causada por los crímenes de odio.
Aunque en los estados de Chhattisgarh y Madhya Pradesh hay antecedentes de políticas anti cristianas y de violentas agencias no estatales que arremeten contra la comunidad cristiana, ha habido un aumento alarmante de este tipo de violencia específica contra los cristianos en Uttar Pradesh, que se encuentra actualmente en proceso de elecciones, y en el estado meridional de Tamil Nadu, gobernado por el partido All India Ana Dravida Munnetra Kazhagam, aliado de Narendra Modi (primer ministro indio).
También hay persecución estructural, que crece cada año que pasa e implica un abuso de la ley o una redacción de la legislación con el propósito de reprimir a la iglesia y a sus actividades. Hay que recordar que el estado de Madhya Pradesh, cuando aún no se había divido y Chhattisgarh seguía formando parte del mismo, estuvo entre los primeros en promulgar leyes que prohibían y criminalizaban la evangelización y las conversiones. El estado de Tamil Nadu promulgó una ley similar, pero más tarde la retiró al tener que hacer frente a una fuerte protesta de la comunidad cristiana, que tenía influencia política en algunos distritos.

No hay comentarios: